August 25, 2020
  • 7:26 am Cách chèn nhạc vào ảnh và video trên Facebook
  • 6:59 am Tóm Tắt The Walking Dead (Xác Sống) | Season 4
  • 6:15 am [Mất gốc Hóa – số 16] – HƯỚNG DẪN CÁCH GỌI TÊN OXIT AXIT – OXIT BAZƠ NHANH THUỘC
  • 5:49 am Cách cài Win từ ổ cứng: cả Win 7/8/8.1 và Win10 (làm mẫu với Win 10)
  • 5:12 am Thủ thuật excel: Cách khóa dữ liệu không cho chỉnh sửa trong excel

Sociedad supermedicada: un acercamiento a una posible Farma-ética — Por Gustavo Villegas Mejia, via @Las2Orillas

Comentario de la Federación Médica Colombiana. URL: https://goo.gl/RxXHuj

“¿TEORIA CONSPIRATIVA EN LA INDUSTRIA FARMACEUTICA?

El contexto del sistema de atención en salud en Colombia ha dejado mucho que desear en la vivencia de sus múltiples problemáticas. A pesar de ser una manera de aumentar la “cobertura” del sistema, se ha realizado a expensas de muchos componentes de la calidad del servicio como el requerimiento abrumador de papeleo, las vueltas administrativas, el poco tiempo de consulta y el tratamiento de síntomas y no de personas. El cumulo continuo y persistente de este panorama ha llevado a una construcción social muy particular: es mejor no caer en las manos del sistema al momento de enfermarse. ¿El resultado? Muchos pacientes prefieren automedicarse o ejercer su propio criterio frente a las enfermedades antes de acudir al médico.

Desafortunadamente no tenemos proporciones específicas de cuanto sucede esto actualmente. Pero el hecho es una realidad, evadir antes que sufrir los estragos administrativos. Leemos:

“Se sabe que las fórmulas y las atenciones con especialistas requieren de un tipo especial de súplica para el que no es suficiente la tutela. Los costos y la inversión parecen estar por encima de la vida. Cuando un sistema de salud se dinamiza para hacerse autosostenible, en un Estado social de derecho, no solo es incoherente, inconstitucional sino que además desnaturaliza la esencia de la salud y de la vida como derechos fundamentales. Los mercantiliza y los expone a la lógica perversa de la oferta y de la demanda”.

Agregado a esto, por medio de OBSERVAMED hemos venido documentado el estrepitoso aumento de medicación masiva para enfermedades que, en muchas instancias, ni siquiera existen. Este fenómeno, conocido como la “medicalización”, viene de la mano de varios impulsos económicos protagonizados por empresas farmacéuticas y organizaciones intergubernamentales. Como el texto lo indica: “En definitiva, los medicamentos valen lo que la sociedad está dispuesta a pagar por ellos. Por eso el marketing es tan importante: es necesario convencer a médicos y pacientes de que se debe usar determinado fármaco.”

Cuando se plantea la problemática de tal manera que se hace imperante el consumo de un bien, el retorno de las inversiones suelen ser desproporcionadamente más altas de lo que se invirtió en primer lugar. Hoy por hoy, gran parte de la lucha en las regulaciones de medicamentos está relacionada, precisamente, con mantener al margen el impulso por mayor rentabilidad de parte de los actores involucrados en el proceso.

Al combinar estas dos facetas, tenemos una sociedad convencida de la necesidad de medicarse y, aún peor, realizarlo de acuerdo a su propio criterio y moderación. ¿Opiniones?”

Cito nuevamente al autor (esta vez el último parráfo):

“Una poderosa maquinaria de promoción se encarga de la tarea del mercadeo, sólo que ha sustituido el puerta a puerta por la amable persuasión de la profesión médica y los consumidores, a través de la presencia en los medios de comunicación y otras formas de influencia sobre legisladores, autoridades sanitarias, sociedades médicas, la profesión farmacéutica, asociaciones de pacientes y gestores de sistemas de salud. Esta estrategia ha dejado de ser local, siquiera nacional, actualmente es global. Como reconocía en una entrevista Raymond Gilmartin, exdirector ejecutivo de Merck, “el precio de los medicamentos no está determinado por los costes de investigación. Lo que lo determina, en su lugar, es el valor que tienen en cuanto a su capacidad de evitar y tratar una enfermedad o dolencia concreta”. En definitiva, los medicamentos valen lo que la sociedad está dispuesta a pagar por ellos. Por eso el marketing es tan importante: es necesario convencer a médicos y pacientes de que se debe usar determinado fármaco. Y en ello vuelcan las farmacéuticas todos sus esfuerzos, la pregunta que nos realizamos es: existe una ética para el manejo de estas políticas y su mercadeo? – Gustavo Villegas Mejia

(negrillas fuera de texto)

La respuesta a la pregunta de si existe una ética para el manejo de estas políticas y su mercadeo creo que es no.

El caso de Mark Markingson puede enseñarnos mucho con respecto a este tema.

http://www.nogracias.eu/2015/04/12/bio-capitalismo-en-accion/

admin

RELATED ARTICLES
LEAVE A COMMENT